Autocrítica (y confesiones) de una charla

Siguiendo la estela de Juan, y antes de comentar otras charlas, nos gustaría empezar viendo qué nos ha gustado y qué podemos mejorar de nuestras propias charlas.

Más fácil de decir que de hacer, o no, porque tras la primera visualización yo diría: “No me ha gustado nada y lo cambiaría todo”. Fin de la reseña. Y tras este breve episodio de autoflagelación y perfeccionismo pongámonos serios.

Di esta charla en TEDxAlcoi, un evento para casi 500 adolescentes de entre 17 y 18 años en una pequeña ciudad, o gran pueblo, entre Alicante y Valencia. Al contrario que Juan, yo nunca había hecho una charla para adolescentes. El lema de la conferencia era “start creating” y mi misión era motivar a la audiencia a que se animaran a crear y a “hacer”.

Lo que me gusta (los trucos)

1) La introducción: Después de la payasada inicial del estiramiento actoral, que fue un planchazo humorístico en toda regla, me recupero rápido con los ejemplos de las profesiones curiosas. Es un tema interesante, porque es real, curioso y va apoyado de diapositivas que “valen más que mil palabras”. La última diapositiva es además una historia personal, que enlaza con el tema de la charla: las fórmulas mágicas para encontrar empleo.

El resultado es que podéis escuchar como el público pasa de estar hablando, a prestar atención (también ayuda que parte del público pida silencio). Objetivo cumplido: captar la atención del público y convertirla en interés.

2) Mostrarse humano: Una de las cosas que más miedo me da es hablar de mí (lo estoy haciendo ahora mismo, lo sé). He visto demasiadas charlas como esta y suelo morir de aburrimiento:

Imagen original: http://www.gapingvoidart.com/gallery/me/

Imagen original: http://www.gapingvoidart.com/gallery/me/

Tuve la ocasión y la suerte de hablar con Alejandro Masferrer, el chico sevillano de The Pop Up Agency que menciono en la primera historia y me dio un gran consejo: Si vas a hablar de ti mismo, no muestres solo la parte bonita. Muestra también las tripillas, los momentos en los que lo pasaste mal. Esto me ayudó a hablar de manera más natural sobre mi mismo.

3) Seguridad, tranquilidad y naturalidad: Aunque estaba nerviosillo, se me ve tranquilo y seguro. Me ha costado bastante trabajo, pero creo que la persona que soy en el escenario se parece mucho a la persona que soy. A veces cuando practicamos mucho, puede que sonemos robóticos o que nos metamos en un personaje de orador. En esta charla creo que he conseguido superar esto.

Lo que mejoraría (lo que haría distinto)

No voy a entrar en detalles de uso excesivo de las manos, el planchazo de la intro o en el lío que me hago al final con el tema de “hacer cosas que no tienen sentido”. He aprendido dos lecciones principales:

1) Adecuar la charla a la audiencia y el momento: Si hay una lección que he aprendido con esta charla es que la audiencia y el momento son más importantes de lo que creía. Parece obvio, pero no caí hasta después.

La audiencia: A pesar de que Juan, el experto en teens de la casa, me lo advirtió, no tuve en cuenta que las dos historias que cuento no eran las mejores para mi audiencia. Esta charla es una variación de un discurso de clausura que hice el año pasado para los estudiantes de Ingeniería Informática que estaban acabando el curso. 7 años de diferencia entre los dos públicos, pero dos momentos vitales muy diferentes. Los universitarios si que están pensando “¿y ahora qué?”, pero los adolescentes no.

El momento: Mi charla era la última de la conferencia, después de 5 horas de charlas, decir que el público estaba cansado sería decir poco: cuando subí al escenario vi a varios chicos dormidos. Literalmente.

Si hubiera usado otras historias habrían tenido mejor recepción. Dos que me vienen a la mente son la de Carlos/Ocelote, jugador profesional de videojuegos, o la de la YouTuber Isasaweis. Simplemente con comparar las profesiones del pasado, con las nuevas profesiones del presente, habría podido transmitir mi mensaje principal: Las reglas del juego han cambiado y lo mejor que podéis hacer es experimentar, probar y hacer.

2) La verdadera charla: Juzgando por los comentarios que me han hecho sobre la charla, lo que verdaderamente se quedó fue mi historia personal. La historia de como dejé mi trabajo y me fui a dar la vuelta al mundo. Esa es la parte que recuerda la gente. Lo más gracioso es que se nota además que cuando cuento esta parte estoy más cómodo y hablo con más pasión.

Me había pasado ya ayudando a preparar charlas. A veces escribimos una charla, pero lo que queremos decir, el mensaje que queremos contar, es otro. La verdadera charla que llevaba dentro de mi era la historia del viaje, mis motivos y como se aplican las lecciones que aprendí a la audiencia. Pero para cuando lo descubrí, ya había hecho demasiados ensayos y no podía cambiar toda la charla.

Lección aprendida: Intenta buscar esa parte con la que te sientes más cómodo y pregúntate si es esa historia la que verdaderamente quieres contar. Y cuanto antes lo hagas, mejor.

Para que os hagais una idea, preparar la charla me llevó unas 15 horas, incluyendo 5 ensayos, 1 sesión de preparación con Juan, 2 ensayos grabados y un ensayo general.

Y ahora es vuestro turno: ¿Qué os ha gustado de la charla? ¿Qué cambiaríais?

Share

5 comentarios

  1. Antonioliuyang 23 Mayo, 2014 en 12:39 pm #

    Como dijo Jack vayamos por partes:

    1 – Lo que me ha gustado: el tema elegido aunque lejos de “motivar – machacar” directamente. La historia de tu madre. Tu historia.

    2 – Lo que me ha gustado menos: ha sido muy plano, me ha faltado un poco de humor (había muchos momentos que hubiera colado más de un chiste, por ejemplo la conversación con tu jefe… ¿A usted qué le molesta más? ¿La ignorancia o la indiferencia? Pues ni lo sé ni me importa… O ¿Qué te vas a dar la vuelta al mundo? ¿Qué te crees, que eres Sueco o qué? Así lo enlazas con tu historia anterior… Otro momento de humor: impresoras 3D y la profesión de tu madre

    A mi parecer llevas concluyendo después de historia personal y no desde que dices “concluyendo”. En general y porque te conozco, he visto mejores discursos tuyos!

    pd: igual mi fallo ha sido leer tu autocrítica antes de verte en acción y me he dejado llevar… siento ser tan sincero…

    • César 23 Mayo, 2014 en 7:53 pm #

      Gracias Antonio. Tu sinceridad es fundamental.

  2. Rosa 24 Mayo, 2014 en 11:02 am #

    Escribiría otro post para contestarte. ¡Menos mal que solamente nos haces dos preguntas|
    Me ha gustado casi todo, tu historia es potente y consigues que vivamos tus experiencias.
    No cambiaría nada, tal vez, añadiría ejemplos más atractivos para los chavales (casos de éxito cercanos a su realidad)

    • César 24 Mayo, 2014 en 11:41 am #

      Gracias Rosa. Yo cambiaría muchas cosas, pero desde dentro se ve diferente.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Autocrítica (y confesiones) de una charla - - Educacion enpildoras.com - 23 Mayo, 2014

    […] Continuar leyendo: Autocrítica (y confesiones) de una charla – […]

Deja un comentario