Cómo hacer notas de apoyo para una charla

Mi padre siempre dice que cuando sale de la consulta del médico con la receta en el bolsillo, ya se encuentra mucho mejor. Y que cuando compra los medicamentos en la farmacia que ya está casi curado.

A mi me pasa lo mismo con las notas de una charla: llevarlas en el bolsillo me tranquiliza. A la hora de la verdad, no suelo usarlas mucho, pero me han salvado en más de una ocasión. Si te cuesta aprenderte el guión de tu charla, o prefieres estar más tranquilo, usar notas es un recurso que usan hasta los oradores más experimentados.

Tener unas buenas notas de apoyo es parte del proceso de preparación, igual que estar listo para los problemas técnicos, igual que ensayar, e igual la ropa que llevas puesta el día de la charla. En el post de hoy, vamos a ver cómo preparar y usar unas buenas notas de apoyo para hablar en público.

Lo primero: Nadie se va a indignar porque te saques las notas si te quedas en blanco. Esto no es un examen y no te estás sacando una chuleta (pero se le parece mucho). Tampoco pasa nada si tienes las notas en el atril y las lees de vez en cuando. Incluso puede que te ganes la simpatía del público si te pegas un planchazo en el escenario y tienes que sacar las notas para recuperar el hilo. Me viene a la cabeza el excelente uso de las notas que hizo Nacho Cambralla en TEDxValencia (vídeo, planchazo en el 3:14. Dura 45 segundos):

Formato

Una vez quitado esto de en medio, hablemos de materiales. Como papel, prefiero usar fichas de cartulina rayadas de 15×10 cm. Es importante que sean de cartulina, para que tengan firmeza a la hora de leerlas y porque solemos castigar las notas con tanto ensayo (y algunos con los nervios). Y es importante que sean de un tamaño parecido, suficientemente grande para poder leerlas, pero suficientemente pequeñas para poder guardarlas en el bolsillo, o llevarlas en la mano.

_MG_0052_

Mis chuletas para TEDxAlcoi

Las notas tienen que poder leerse sin esforzar demasiado la vista. Si vas a tener un atril, tienes que poder leerlas dejándolas en el atril. Si vas a estar a pelo en el escenario intenta que se puedan leer sujetándolas en la mano y estirando el brazo. Para que esto sea posible, usa un rotulador en lugar de un boli y escribe con letra más grande que la que tienes normalmente.

Contenido

Para facilitar la lectura, trata de no poner demasiado contenido en cada ficha. Si has estado trabajando a partir del esquema de tu charla, usaremos este esquema para las fichas. Ojo, no escribas el esquema palabra por palabra en la ficha porque es demasiado contenido. Utiliza una versión simplificada, que te sirva para recordar. Si usas demasiado texto, no podrás encontrar por donde ibas.

Escribe solamente por una cara para que sea más fácil buscar rápidamente y numera las tarjetas en la esquina de arriba a la derecha, por si se te caen al suelo y tienes que ordenarlas rápidamente.

v69bkg

Intenta seguir la estructura de tu charla también en tus fichas. Si escribes media ficha para cubrir un punto, continúa con el siguiente en otra ficha. De esta manera es más fácil encontrar una ficha determinada, ya que la estructura de tus fichas replica la de tu charla.

No es necesario escribir frases completas. Si hay alguna frase clave que te ayuda a arrancar con una sección, escribe solamente las primeras palabras. Subraya las palabras importantes, las que te ayudan a recordar por dónde vas. Acuérdate que las notas son para ayudarte a recordar. Nadie va a leer tus notas, excepto tú.

De hecho, tampoco hace falta que uses palabras. Si eres un pensador visual, dibuja círculos, flechas, monigotes o cualquier cosa que te ayude a recordar lo que quieres decir.

Antes de la charla, utiliza tus notas para ensayar y practicar. Y si es necesario hacer modificaciones o anotaciones en las notas, hazlas. Trata de que la primera vez que leas tus notas de apoyo, no sea en el escenario.

Finalmente, el día de la charla, recuerda vestir de manera que te puedas guardar las notas en un bolsillo, o en última instancia, llévalas en la mano. Pero ten en cuenta que si te tiembla la mano con los nervios, ver tus notas temblar te puede poner más nervioso.

A la hora de la verdad, puede que te pase como me pasaba a mi en los exámenes. Nunca me sacaba las chuletas porque ya me lo había aprendido todo al hacerlas.

Share

3 comentarios

  1. Jose Barria 2 Septiembre, 2014 en 2:42 am #

    Hola!.. Muy buen sitio web, el primero en español que encontre usando Google

    Una pregunta, qué opina de usar la opción de “notas” en los softwares de presentaciones?. Ya esta opción es más facil con las versiones actuales porque no es necesario poner la pantalla en extensión haciendo comandos o iendo a ventanas complicadas

    Saludos!

    • César 2 Septiembre, 2014 en 8:19 am #

      Veo tres problemas:

      1. No todas las presentaciones usan software de presentación. Las notas de papel nos sirven para cualquier tipo de presentación.
      2. Si falla la tecnología (el ordenador, o el proyector, o la versión del software…), nos quedamos sin notas. Aunque todo funcione bien, puede que la pantalla que nos pongan con las notas sea mucho más pequeña de lo que esperábamos, y que no se lean bien las notas. Con las notas de papel la tecnología no nos traiciona.
      3. Las notas en el software de presentaciones están siempre visibles, con lo que podemos caer en la tentación de no prepararnos la charla, o peor aún: de leerlas durante la presentación. La idea de las notas es que nos sirvan de apoyo si perdemos el hilo, y consultarlas solamente en caso de olvido.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cómo hacer notas de apoyo para una charla - - Educacion enpildoras.com - 25 Abril, 2014

    […] Continuar leyendo: Cómo hacer notas de apoyo para una charla – […]

Deja un comentario