Estructura tu charla para hacerla más memorable (para ti y para la audiencia)

Toda historia tiene un principio, un medio y un final. Pongamos por ejemplo La Guerra de las Galaxias:

  • Principio: Chico huérfano se aburre en la granja y encuentra un mentor y dos robots.
  • Medio: El chico descubre que tiene poderes. Pierde a su mentor y se mete en una guerra civil intergaláctica.
  • Final (¡spoilers!): Con la ayuda de sus poderes y sus amigos el chico derrota al imperio galáctico.

En el cine esta estructura se conoce como “los tres actos“. Con los discursos usamos una estructura muy similar. Nuestros amigos de la retórica clásica lo llaman estructura tripartita.

“Vamos a ver, espera un momento” (te oigo pensar) “¿No está ya un poco visto eso de repetir lo que hacían los romanos?” Si, mucho. Pero el caso es que sigue funcionando.

En una charla la estructura tripartita se traduce en tres partes: introducción, cuerpo y conclusión.  Estructurar tu charla la hace más fácil de seguir para tu audiencia y más fácil de recordar para ti.

En futuros posts hablaremos largo y tendido sobre la introducción, cuerpo y conclusión, pero aquí va un “sneak preview”.

Introducción

El primer objetivo de la introducción es captar la atención de la audiencia. Puede que vengan de la calle, puede que estén hablando entre ellos. El caso es que para que se inicie la comunicación tienen que prestarte atención. Una vez tienes su atención, el segundo objetivo es convertir esta atención en interés. O lo que es lo mismo, responder a la pregunta: ¿Y yo por qué tengo que escuchar a este tipo durante X minutos?

Cuerpo

Aquí es donde encontramos el contenido del discurso. La chicha. Esta es la parte más larga de la charla y es donde encontramos las ideas principales, las anécdotas, datos y ejemplos. Estas ideas están ordenadas para llevar a la audiencia en un viaje desde donde se encuentran (mentalmente) en la introducción, hasta donde queremos llevarles en la conclusión. El orden de los puntos principales dentro del cuerpo depende del tipo de discurso. Típicamente:

  • Cronológico: historias, hechos y anécdotas.
  • Causa-efecto
  • Problema-solución

Conclusión

Finalmente el objetivo de la conclusión es dejar una impresión duradera y por tanto actuar directamente sobre el objetivo de la charla. Recordemos que lo importante de la charla es lo que pasa después con la audiencia y no la charla en sí. Es el momento de hacer un resumen de los puntos principales para reforzar la comunicación. Es también el momento de hacer una llamada a la acción o dar un consejo para que la audiencia pueda poner en práctica inmediatamente tus ideas.

En la práctica

La mejor manera que he visto de llevar esto a la práctica es que se “vean las costuras” entre las tres partes. Prueba a hacer un par de discursos en los que a tu audiencia le quede absolutamente claro dónde acaba la introducción y empieza el cuerpo. Y dónde acaba el cuerpo y empieza la conclusión. Más adelante hablaremos de transiciones, pero como ejercicio, coge papel y lápiz y apunta dónde crees que acaban la introducción y el cuerpo en esta charla (3 minutos y medio):

 

Yo creo que la introducción acaba en el segundo 53 “Estar sentado se ha convertido en el tabaquismo de nuestra generación”. Y la conclusión comienza en el minuto 3 “Comencé esta charla hablando del trasero”.

Mira el vídeo una vez más y trata de ver si la introducción cumple sus objetivos: ¿Te llama la atención? ¿Convierte esa atención en interés? Y la conclusión, ¿resume lo que se ha dicho? ¿hace una llamada a la acción?

Finalmente, escucha la charla una tercera vez y haz un esquema de lo que dice. Este es el mío, pero te recomiendo escribir tu propio esquema a la vez que escuchas:

1. Introducción: Lo que estáis haciendo os está matando. Estamos sentados más tiempo que dormimos.
2. Cuerpo:
   2.1 Estar sentado no es bueno para la salud:
      2.1.1 Ejemplos: Obesidad, Cáncer, Corazón, Diabetes
   2.2 La interacción social te puede motivar a estar sentado menos tiempo
      2.2.1 Historia: Alguien me invitó a una reunión paseando al perro
      2.2.2 Historia: Convertí esta idea en mi idea y ha cambiado mi vida
   2.3 Lecciones aprendidas
      2.3.1 Salir te ayuda a pensar "out-of-the-box"
      2.3.2 Se pueden combinar posiciones opuestas y tener las dos cosas a la vez.
3. Conclusión: Anda y habla. Resumen de las lecciones aprendidas.

 

 

Share

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cómo empezar una charla con buen pie |Muerte por PowerPoint - 27 diciembre, 2013

    […] introducción es la primera de las tres partes de la estructura tripartita. En la introducción captamos la atención de la audiencia y la transformamos en interés. Pero […]

  2. Tu amiga: la repetición. La repetición es tu amiga. |Muerte por PowerPoint - 25 febrero, 2014

    […] hemos hablado de la estructura de tres actos, que no es otra cosa que repetición de alto nivel: Decir lo que vas a decir, decirlo, decir lo que […]

  3. ¿Alguna pregunta? Consejos para responder en tus charlasMuerte por PowerPoint - 24 marzo, 2014

    […] ha quedado clara y tienes en el paladar la sensación de que el objetivo se ha conseguido gracias a una estructura envidiable. Sólo falta un último detalle, ofrecer a la audiencia la posibilidad de que te […]

  4. Cosas que no pensarías que pueden influir en tus charlas - - 15 abril, 2014

    […] las dejas de lado para centrarte en el noble arte de la oratoria y en cosas muy importantes como la estructura del discurso o las tipografías utilizadas en las diapos. No va con ironía: son aspectos realmente importantes […]

  5. Cómo hacer notas de apoyo para una charla - - 24 abril, 2014

    […] seguir la estructura de tu charla también en tus fichas. Si escribes media ficha para cubrir un punto, continúa con el siguiente en […]

  6. Tú y yo tenemos que hablar. Conversar y hablar en público - - 1 julio, 2014

    […] para que puedan ser seguidas sin que nos pidan que repitamos. Un buen punto de partida es usar la estructura en tres partes, de la que ya hemos […]

Deja un comentario