Los ojos en la meta: el objetivo de tu charla

De todas las herramientas disponibles en el mundo de la retórica el objetivo de la charla es la menos utilizada y la que a mi me ha resultado más útil. Sin dudarlo. Es el arma secreta ninja del presentador.

En la mayoría de las malas presentaciones el problema que veo no es la voz, ni las diapositivas, ni el lenguaje corporal. El problema es: no tener nada que decir, o peor aún, no darle a la audiencia una idea para que se lleven a casa.

Mientras planificamos y escribimos nuestra presentación, mi consejo es que os preguntéis:

  • ¿Qué resultados específicos estoy buscando?
  • ¿Cuál es la idea central de mi charla?
  • O dicho de otra manera: Tres días después de tu presentación, si la audiencia se tiene que acordar de una idea ¿cuál es esta idea?

Para que nos entendamos, vamos a ver una charla con un objetivo muy claro. Es una de las charlas más efectivas que he visto nunca, y apenas dura unos minutos:

El propósito de esta charla es: “Al final de la charla, la audiencia tiene que aprender una nueva manera de secarse las manos con una sola toalla de papel”. El presentador ha usado la repetición para asegurarse de cumplir su objetivo. Y ahora pregúntate: después de escuchar la charla ¿crees que has aprendido algo? ¿crees que se te va a olvidar?

Lo importante no eres tú, ni lo que pasa durante la presentación. Lo realmente importante es lo que pasa después, el cambio en la audiencia como resultado de tu charla. Una nueva idea. Una nueva perspectiva. Un truco que puedan usar en el trabajo. Una nueva manera de secarse las manos.

Cuando estoy planeando un discurso, lo primero que hago es escribir el objetivo específico de la charla. Es la primera línea que escribo. La frase que describe un buen objetivo tiene tres características:

1. Empieza por: “Al terminar mi charla, la audiencia tiene que…”. Partimos desde el punto de vista de la audiencia.
2. Se adapta al tiempo que tenemos para hacer la charla: no es ni demasiado específico, ni demasiado genérico.
3. Es realista: “Al terminar mi charla la gente tiene que saber cómo hacer una Paella Valenciana” puede que sea un objetivo muy ambicioso. “saber diferenciar entre una auténtica paella valenciana y un arroz con cosas” es un objetivo más realista.

La idea es que al final de la charla sea posible levantarte y comprobar con alguien de la audiencia si has conseguido tu objetivo.

Una vez tengamos una idea central, una meta, el resto de decisiones son fáciles de tomar: porque podremos saber en qué medida nos ayudan a conseguir nuestro objetivo.

Share

Etiquetado como:,

12 comentarios

  1. Ana 10 octubre, 2013 en 6:19 pm #

    Es verdad, la herramienta más potente es el objetivo. Lo importante es lo que pasa después.

    No suelo utilizar papel para secarme las manos, pero la próxima vez que lo haga, sacudiré las manos y doblaré el papel!

    Este tipo cumplió su objetivo con creces, y este post también.

  2. Marcel 11 octubre, 2013 en 5:19 pm #

    Muy buen consejo. Debería seguirlo más gente.

    Me hizo reír el tipo del video con su obsesión de sacudir y plegar, pero es esa exageración que me hace recordarlo.

    Espero que haya más posts como este.

  3. Paula 11 octubre, 2013 en 9:29 pm #

    Pues creo que has conseguido muy bien tu objetivo!

    Y el vídeo muy bueno!! De veras, muy efectivo

Trackbacks/Pingbacks

  1. 14 errores que cometes al dar presentaciones científicas - 27 octubre, 2013

    […] http://muerteporpowerpoint.com/los-ojos-en-la-meta-el-objetivo-de-tu-charla/ […]

  2. ¡Dirigido a ti! | Rosa Montesa - 8 noviembre, 2013

    […]  a citar a  César y su post: “Los ojos en la meta, el objetivo de tu charla” , lo que dice va más allá de las charlas o las ponencias. Es algo que yo debería aprender y […]

  3. Dos tipos de charlas: rápidas y ultrarrápidas |Muerte por PowerPoint - 12 noviembre, 2013

    […] esforzar en aplicar las “buenas prácticas” de la oratoria: estructurar la charla,  tener una idea central y, sobre todo, pensar bien qué vamos a decir y qué NO. Porque ya lo dijo […]

  4. Estructura tu charla para hacerla más memorable (para ti y para la audiencia) |Muerte por PowerPoint - 3 diciembre, 2013

    […] el objetivo de la conclusión es dejar una impresión duradera y por tanto actuar directamente sobre el objetivo de la charla. Recordemos que lo importante de la charla es lo que pasa después con la audiencia y no la charla […]

  5. Cómo empezar una charla con buen pie |Muerte por PowerPoint - 27 diciembre, 2013

    […] El conferenciante se presenta y habla sobre su currículum y lo bueno que es: La audiencia quiere que hablemos de ellos. Lo más importante de tu charla no somos nosotros. […]

  6. 10 consejos para dar charlas a adolescentes |Muerte por PowerPoint - 23 enero, 2014

    […] Íntimamente relacionado con los problemas de atención está la duración de la charla. Si introduces elementos multimedia, das paseos, preguntan, etc… no te va a quedar tiempo para mucho. Si vas a dar una charla en horario escolar (55 minutos) piensa que tienes como mucho 20 minutos para exponer tu idea. […]

  7. El secreto a voces de la oratoria: ensayar y practicar |Muerte por PowerPoint - 10 marzo, 2014

    […] ensayada tiene muchísimas más posibilidades de salir bien. Y por salir bien estoy hablando de que tu mensaje llegue a la audiencia y que deje una huella. Que se acuerden de tu discurso y que se acuerden de […]

  8. El fin es solo el principio: Cómo concluir un discurso - - 25 julio, 2014

    […] Darnos una idea o acción para llevarnos a casa, en línea con el objetivo de tu charla. […]

  9. Informar, persuadir, entretener, motivar. 4 tipos de discursos - - 31 julio, 2014

    […] Hace ya semanas y meses hablamos de “lo más importante en una charla“: […]

Deja un comentario