Más allá de la muerte por PowerPoint

No deja de ser curioso que el concepto “Muerte por PowerPoint” tenga su propia entrada en la versión española de la Wikipedia y sea una nota al pie del artículo sobre PowerPoint en la versión inglesa. Será que a los españoles lo de matar a bullet points nos pone mucho.

La muerte por PowerPoint o el hecho de morirse de aburrimiento en una presentación, conferencia o clase de sector público en la que el orador hace uso de alguna herramienta similar al PowerPoint se ha usado paradójicamente en centenas de presentaciones. Así es, estamos rodeados de grandes presentaciones que te indican como NO debes presentar.

Quizás la más popular (al menos en términos de vistas en YouTube) se la debemos al cómico estadounidense Don McMillan. 10 minutos, no le hace falta más, para resumir en diapositivas la peligrosa tendencia de la humanidad a pensar en “términos powerpoint”.

Desafortunadamente, el hecho de no hacer nada “mal” en tu presentación no garantiza que vayas a salir por la puerta grande. La muerte por powerpoint, y por extensión este blog, habla de cuáles son las reglas del juego y saber cómo se juega a algo es importante para ganar pero no es garantía de nada. Como bien dice César en su introducción, una vez que suene el silbato eres tú quién tiene que poner el esfuerzo para salir victorioso. Cuantos más partidos juegues y más entrenes más posibilidades tendrás de que tu mensaje o tu idea sean escuchados y comprendidos.

Hablar en público y presentar de forma decente me ha traído algunas de las mayores alegrías de mi vida y es una gozada poner mi granito de arena para que otra persona tenga esa misma sensación. Sin embargo, esa parte final de autoafirmación y subidón pasa primero por objetivos muy concretos con los que arranca este blog: que las herramientas trabajen para ti no tú para a ellas, que sepas qué suele funcionar mejor y qué suele funcionar peor, cómo prepararte y dónde cojeas o dónde eres capaz de esprintar. Estos objetivos se van a materializar en una serie de artículos escritos de forma sencilla y sin tecnicismos, con la idea de ser útiles tanto al currito que tiene que presentarle una nueva idea al jefe del departamento de márketing como al profesor de historia que ya no sabe qué hacer para que los chavales le escuchen en clase.

Si no llega tu mensaje, que sea por el mensaje.

 

 

Share

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Necesito Keynote para hacer una buena presentación? | Muerte por PowerPoint - 18 septiembre, 2013

    […] 18 septiembre, 2013, Juan en Diseño de presentaciones Deja un comentario Crédito imagen: http://www.flickr.com/photos/guspim Más allá de la muerte por PowerPoint […]

Deja un comentario