¿Miedo a hablar en público? Bienvenido al club

Cuenta la leyenda que para que se te pase el miedo a hablar en público hay que imaginarse a la audiencia en ropa interior. Interesante. A mi me dan miedo las arañas y he probado a imaginármelas en ropa interior: “Mhhh una araña en tanga… sigo teniendo miedo, pero también me estoy poniendo tontorrón”. El caso es que esta técnica, por llamarla de alguna manera, tampoco funciona para que se te quite el miedo a hablar en público.

Siento ser, una vez más, el que trae las malas noticias, pero: nunca lo vas a superar, en mayor o menor medida siempre tendrás miedo. Como un mal compañero de piso, el truco consiste en acostumbrase a vivir con él. A subirte al escenario con él. El escritor Mark Twain, que se ganaba la vida haciendo discursos, dijo:

“Hay dos tipos de oradores, los que se ponen nerviosos, y los que mienten.”

Incluso los oradores profesionales sienten miedo a hablar en público. Hace unos meses tuve el privilegio de escuchar a Javier Megías en una charla para 10 personas en la que nos contó su experiencia como orador. Lo que me sorprendió es que antes de la charla, Javier, que ha hecho cientos de presentaciones en auditorios grandes y pequeños, me confesó que estas situaciones son las que más nervioso le ponen. ¡Con un grupo de 10 personas!

Ponerse nervioso al hablar en público es natural y le pasa a todo el mundo. La buena noticia es que es posible acostumbrarse a subir al escenario con el miedo como compañero. Para ello, os propongo atacar la raíz del problema:

¿Por qué tengo miedo a hablar en público?

En mi experiencia, el miedo es multi-capa. No hay un solo motivo para tener miedo y a cada persona le dan miedo cosas diferentes:

Miedo animal: Tus posibilidades de superviviencia son bajas cuando estás solo, desarmado, expuesto, en una posición elevada y rodeado de depredadores que te miran. Nuestro cerebro de reptil nos advierte de que estamos a punto de ser atacados y devorados.

Miedo al fracaso y el ridículo: a no hacerlo bien, a ser juzgado o a aburrir a la audiencia. La mayoría de la gente se siente así antes de hablar en público.

Miedo a lo desconocido: puede que no conozcas a nadie en la audiencia, o puede que nunca hayas hecho una charla en ese sitio, o que haga mucho que no haces una presentación. En cualquier caso, lo desconocido nos da miedo. Como a Javier, que no estaba acostumbrado a hablar para grupos pequeños.

El resultado es que al tener miedo, nuestro sistema se pone en modo “alerta” y nos ponemos nerviosos.

Los nervios

Lo gracioso de todo esto es que el miedo causa nervios y, al notar los síntomas de los nervios, nos ponemos nerviosos a nosotros mismos. El oir que nos falla la voz o ver que nos tiemblan las manos hace que entremos en una espiral de nervios. El siguiente vídeo es un buen ejemplo. Mientras lo veis me gustaría que penséis ¿Qué hace el presentador para ponerse nervioso? ¿Qué signos de nerviosismo ves (y oyes)? ¿Qué podría haber hecho para evitarlo?

El propio presentador se da cuenta a mitad de discurso de lo que tiene que hacer: no usar el papel, para no ver que le tiembla la mano, no intentar recitar el discurso de memoria y respirar profundo. Después de tirar los papeles al suelo y al empezar a hablar de manera natural, todo va mucho mejor.

Es importante saber que siempre te parece que estás más nervioso de lo que la audiencia nota en realidad. Casi todos los oradores que conozco se sorprenden cuando les digo que se les notaba tranquilos y pausados, porque dentro de su cabeza había una tormenta de nervios.

Además, los nervios indican que tu cuerpo está más despierto, más atento, y esto son puntos a tu favor. A pesar de que es incómodo estar nervioso.

¿Qué puedo hacer?

El miedo y los nervios son naturales y hasta los mejores speakers los tienen. Aunque nunca desaparecen del todo, existen varios trucos sencillos que te van a ayudar a sentirte más cómodo. En el próximo post hablaré de algunas soluciones para aprender a subirse al escenario con el miedo como compañero.

Share

Etiquetado como:

4 comentarios

  1. Alfredo 21 septiembre, 2013 en 11:49 pm #

    Gracias Cesar, por servirte como ejemplo, aunque no se si merezco el privilegio. Sólo me gustaría añadirte una causa más que a mi me pone nervioso cuando tengo que hablar en público, no poder tener contacto visual con el auditorio cuando se trata de hacer una presentación sobre un escenario, por eso generalmente los que consiguen dominar esta técnica acaban siendo unos estupendos actores. Te doy la enhorabuena por esta interesante propuesta que es este blog, nos vemos el lunes en el biblocafe, y esperó que no te pongas muy nervioso!!. Un abrazo. Alfredo.

    • César 22 septiembre, 2013 en 11:54 am #

      Gracias Alfredo por tu aportación.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tu miedo y tú, compañeros de batallas | Muerte por PowerPoint - 27 septiembre, 2013

    […] Fundamentos Deja un comentario Crédito imagen: http://www.flickr.com/photos/anantns/6765139575/ ¿Miedo a hablar en público? Bienvenido al club Dónde encontrar una buena tipografía para tu […]

  2. ¿Miedo a hablar en público? Bienvenido al club - - Educacion enpildoras.com - 29 octubre, 2013

    […] Continuar leyendo: ¿Miedo a hablar en público? Bienvenido al club – […]

Deja un comentario