Problemas al llevar tu propio portátil a una presentación

A lo largo de una serie de post vamos a intentar tratar los principales problemas técnicos con los que uno se puede encontrar al presentar en público con apoyo visual. No hay nada peor para el ponente que llevar semanas trabajando en las diapos, entrenándose con ellas (ojo, algo muy distinto de leyéndolas) y que a la hora de la verdad el powerpoint de turno no se vea como debería. Aunque quede muy bonito decir que deberíamos ser capaces de dar cualquier charla sin apoyo visual hay veces donde por su carácter práctico o por lo propia temática quedarse sin PowerPoint es una pesadilla.

Como es un tema con muchísimas variables vamos a empezar por la decisión más sencilla: dado que en casi todas las aulas con proyector hay un ordenador ¿llevas la charla en un lápiz USB o llevas tu portátil/tablet contigo? Hoy vamos a ver los problemas que suelen aparecer en la segunda situación que siendo menos frecuente es mi opción preferida.

En un mundo ideal

En un mundo ideal hay técnicos contentos con su trabajo y no becarios explotados que te dicen a priori en qué formato debes llevar la charla, si tendrás conexión a Internet y sonido y hasta a lo mejor la prueban por ti para asegurarse de que todo funciona bien. En un mundo más realista tendrás que ser tú quien prueba la presentación, horas antes, con el tiempo necesario para buscar un plan B si las diapos no tiran como deberían.

Personalmente soy partidario de llevar mi propio portátil a no ser que los organizadores me digan lo contrario, por ejemplo si hay un streaming de un evento a través de Internet o van con el tiempo milimetrado y varios ponentes es probable que prefieran tener todas las presentaciones en el mismo equipo y arrancarlas desde ahí.

La razón por la que prefiero usar mi propio equipo es porque minimizo los problemas. Tanto como que sólo me quedo con uno: que mi ordenador se vea en la pantalla grande, lo que en el 99% de las ocasiones consiste en conectar el cable VGA del proyector (a veces enchufado al equipo habitual de la sala) a tu portátil. Una vez conseguido esto (y conectado a la WiFi si la necesitas) el resto está hecho ya que en la pantalla grande se verán las cosas exactamente igual que como las veías tú en casa.

Peleas con el VGA

Hablo de VGA porque es lo más habitual pero lógicamente existen otras posibilidades como para confiar toda tu suerte a este tipo de puerto. Para empezar si tiras de Mac necesitas un adaptador MiniDisplay Port a VGA. Otra posibilidad es que el proyector use DVI u otro tipo de puerto distinto de VGA, me ha pasado muy pocas veces por lo que como usuario de Mac nunca me he visto en la necesidad de comprar otro adaptador. Suelo llevar siempre el adaptador de MiniDisplay y un cable VGA cortito por si el de allí no funciona bien.

el-amigo-vga

Hola, soy un cable VGA y me enredo en tus pies

En un portátil con Windows hay puerto VGA casi siempre, incluso en los netbook más chiquititos pero no está de más que revises qué posibilidades tiene tu portátil. Si no sabes identificar bien el tipo de puerto te recomendamos la lectura de esta Guía de cables para principiantes.

Respecto a los tablets, cada vez más populares, las conexiones pueden dar sorpresas por lo que me parece un opción arriesgada a no ser que se pruebe con suficiente antelación. En este sentido necesitarás el correspondiente adaptador que dependerá de tu modelo. Como verás para casos populares como Surface o iPad existen bastantes opciones.

No se ve ná

Conectado tu portátil al proyector ahora sólo falta que se vea. Si no se ve nada las razones suelen ser las siguientes:

1. Prueba a cambiar la fuente (source) del proyector

Normalmente el proyector viene con un mando o dispone él mismo de algún botón para cambiar la entrada o fuente. Si por ejemplo el proyector tuviera varios puertos VGA puede que hayas conectado tu equipo al que no esté activo en ese momento.

2. Prueba a cambiar la resolución de pantalla de tu ordenador por una más pequeña (típico problema con proyectores antiguos)

3. En el caso de portátiles con Windows suele ser necesario pulsar una combinación de teclas en el portátil para duplicar la pantalla al proyector. Revisa las teclas F1, F2, … F10 para ver si en alguna hay algún icono con dos pantallas. Una vez localizado para activar esa función suele ser común pulsar a la vez la tecla FN (normalmente tendrá el mismo color que el icono) y la tecla F que contenga el icono. Pulsándola varias veces cambia la configuración a que se vea sólo en el proyector, a que se vea en los sitios o a que vuelva al estado original. En la siguiente imagen podéis ver un ejemplo de dónde están estas dos teclas:

proyector-portatil-windows

Imagen sacada de una web de una Universidad Australiana llena de profes desesperados

Desafortunadamente con la variedad de modelos que hay en el mercado no podemos estandarizar mucho más la explicación.

Si quieres hacer pruebas en casa y dispones de un televisor algo moderno o de un monitor de sobremesa una buena opción es probar a conectar el portátil con un cable VGA y trastear hasta que des con la opción.

3. En portátiles Mac la forma de compartir pantalla con el proyector es bastante intuitiva y está accesible desde Preferencias del sistema/Pantallas.

configuracion-pantallas-mac

Las preferencias están haciendo click en la manzanita, esquina superior izquierda

Dentro de las opciones de Pantalla las que más usarás son en la pestaña Alineación la de Detectar pantallas que suele funcionar si el portátil se conectó después de encender el monitor y  Usar pantallas duplicadas que mostrará en el proyector lo mismo que ves en tu portátil.

comparti-pantalla-mac

En caso de duda, tirar de pantallas duplicadas

Puede ser que el proyector detecte tu Mac pero sin pantalla duplicada y veas todo correcto en tu portátil pero un fondo de pantalla vacío en la pantalla grande. Esto es muy útil si vas a utilizar las llamadas Notas del presentador pero si no sabes bien cómo funcionan (lo explicaremos más adelante en el blog) el uso de pantallas duplicadas es lo más simple.

4. Apagar y volver a encender aunque suena a tópico y a contestador de IT Crowd suele dar buenos resultados en estos casos. Sobre si es mejor encender el proyector primero y conectar el portátil después o arrancar el proyector con el portátil enchufado he visto de todo pero personalmente pruebo primero a enchufar el portátil con el proyector arrancado y si no va (y después de haber hecho los pasos anteriores) reinicio el proyector con el portátil conectado.

¡¡Vaya lío!!

Usar tu propio equipo efectivamente tiene problemas bastante enrevesados de resolver porque son de un carácter muy técnico. Incluso algunos (que el cable VGA se estropée, que no haya VGA por ningún lado y lo que necesites sea un adaptador DVI por ejemplo) necesitan mucho tiempo y alguna compra de por medio para solucionarse. Sin embargo, para presentaciones muy largas y muy prácticas pienso que merece la pena el intento porque nunca te vas a sentir más cómodo que usando tu propio ordenador personal.

De todos modos, por mucho que confíes en tu equipo (en la última charla que di estuve 30 minutos con problemas técnicos, incluyendo dos Mac y un portátil con Windows negándose a funcionar) siempre tienes que tener un plan B que lógicamente será tener la presentación en otro lugar para usarla en un ordenador que sí que se entienda con el proyector. Sobre los problemas que puedes encontrar en ese caso hablaremos en el próximo artículo.

Share

Etiquetado como:

Trackbacks/Pingbacks

  1. Problemas al llevar tu propio portátil a una presentación - - Educacion enpildoras.com - 21 Octubre, 2013

    […] Continuar leyendo: Problemas al llevar tu propio portátil a una presentación – […]

  2. Problemas técnicos de un presentación cuando no usas tu ordenador |Muerte por PowerPoint - 25 Noviembre, 2013

    […] y llevar la presentación en una memoria flash o dispositivo de almacenamiento. Una vez tratados los principales inconvenientes con los que te puedes encontrar llevando tu propio equipo a la charla…(insisto que mi opción favorita salvo que tengas unos técnicos competentes allí) hoy atacaremos […]

  3. Qué hacer cuándo te quedas sin PowerPoint el día de la presentación |Muerte por PowerPoint - 12 Diciembre, 2013

    […] los problemas técnicos con los que te puedes encontrar al llevarte unas diapos a una charla (ver Parte 1, ver parte 2) nos queda la peor de las situaciones: cuando todo falla, no hay cables, no hay pdf, […]

Deja un comentario