Qué hacer cuándo te quedas sin PowerPoint el día de la presentación

Como última parte de nuestra serie sobre los problemas técnicos con los que te puedes encontrar al llevarte unas diapos a una charla (ver Parte 1, ver parte 2) nos queda la peor de las situaciones: cuando todo falla, no hay cables, no hay pdf, no hay Internet y estás tú sólo y la audiencia.

Aunque lo ideal es que seas capaz de dar tu charla sin soporte visual hay veces que esto es una grandísima putada. Tenías un vídeo clave para destacar tu idea central o una fotografía a partir de la cual desarrollabas una historia por lo que no podemos quedarnos en el tan cómodo “si eres bueno también puedes darla con tiza y pizarra”. Hay ocasiones en los que las técnicas y consejos deben ir un poco más allá.

Estas son mis ideas pero seguro que César deja en los comentarios más consejos estupendos.

1) La audiencia va a empatizar de primeras

La audiencia es consciente de que estás en una situación delicada y que dar una charla que has preparado con diapos sin las diapos supone un esfuerzo increíble. Créeme que van a valorar ese esfuerzo y van a arroparte para que no sufras más de lo necesario. La debilidad o la indefensión anima a la gente a ser solidaria por lo que para empezar en lugar de lamentarte y gritar a los cuatro vientos que los ordenadores son una creación del diablo sé positivo y destaca el esfuerzo que vas a hacer: Desafortunadamente no dispongo del soporte visual para esta presentación pero haré lo mejor posible para que la idea central os quede clara. De antemano agradezco vuestra comprensión.

2) Sé más breve y gira sobre la idea central

Si tu presentación duraba 45 minutos asume que sin diapos a lo mejor tienes que reducir el tiempo. Aunque no utilices las diapos como guión de texto sí que al haberla preparado con ellas te sirven de hilo conductor. Cuando a uno le quita el hilo conductor y quiere llenar el tiempo lo más normal es que divague y la estructura del discurso se quiebre. En lugar de divagar no tengas miedo a reducir esa charla de 45 a 15 minutos. Si te bastan 15 minutos para conseguir el objetivo de tu charla mucho mejor y la gente se irá con buen sabor de boca.

3) Conversa

Como dice mi compañero César a menudo hay personas que interpretan la charla como si de un actor de teatro con un guión se tratara y hay otras que prefieren un estilo más conversacional. Los dos son buenos pero en esta situación crítica los segundos llevan algo ganado.

Si el tema sobre el que das tu charla sale un día con un amigo de cañas, sin PowerPoint de por medio, ¿cómo se la contarías? Pues transforma el entorno para sentirte así y conversar con la audiencia de forma más coloquial. Habla de tu charla, no des la charla.

4) Más importancia al lenguaje corporal

Sin soporte multimedia tu cuerpo se transforma en el PowerPoint. Pon especial empeño en cuidar los movimientos de tus manos, tu presencia en la sala para dar énfasis en los momentos clave o para marcar los cortes entre introducción, nudo y desenlace con pausas o cambios en el tono de voz y en el discurso. En lugar de atenazarte siéntete cómodo.

Me acuerdo un colegio en el que pasó esto y mi primera reacción fue bajar de la tarima y sentarme sobre ella para transformar el ambiente a algo mucho más cercano con los estudiantes. Estamos aquí sentados y os voy a contar algo que a mí me apasiona, ya no soy el conferenciante sino uno más al que le apetece charlar con vosotros.

5) La comodidad de las historias y las anécdotas

Sin abusar de ellas, las historias personales y las anécdotas se vuelven especialmente jugosas en este entorno ya que probablemente estés cansado de contarlas a amigos y familiares sin diapos de por medio. En ese terreno te vas a sentir agusto y si te sientes agusto en una parte de tu presentación sé más pausado en ella y paladéala. Si tenías alguna preparada genial y sino piensa sobre la marcha algo que puede dar ese toque más informal.

6) Más preguntas, más participación de la audiencia

Fundamental tanto para llenar el tiempo que tenías estipulado como para ganar la batalla sin las diapos. Aumenta el tiempo del turno de preguntas o si el público ya sabe mucho de tu trabajo y te conoce incluso puedes hacer una charla ultrarrápida de 5 minutos y el resto tratar de interactuar con el público.

7) Ponte en lo peor… a priori

Cuando hayas requetensayado tu charla piensa ¿qué pasa si me quedo sin diapos? ¿a qué puntos me voy a agarrar? Estas reflexiones no sólo te preparán para esa situación desagradable sino que de tener diapos te ayudarán a hacerlo todavía mejor.

 

Share

3 comentarios

  1. Loren 8 enero, 2014 en 9:19 pm #

    Soy diseñador de experiencia de usuario y por tanto mínimo cada semana tengo que presentar nuestro trabajo al cliente para que vaya validando cada fase del proyecto. Hace cosa de dos meses, organizamos un taller muy importante con 8 de las personas más importantes de un conocido banco (lo siento, no puedo decir cuál 😉 ). En la empresa tenemos una sala con una pantalla de 50 pulgadas para hacer este tipo de presentaciones. Pues bueno, en un momento dado mi jefe de proyecto desconectó un segundo su ordenador de la pantalla para sentarse en otro sitio y aun no sabemos que pasó pero la pantalla no volvió a funcionar. No reconocía ningún ordenador de la empresa :S. Teniendo en cuenta que perdimos perfectamente 20 minutos a intentar resolver el problema y nada funcionaba, al final cogimos dos pantalla de ordenador de 17 pulgadas y las pusimos para que todo el mundo pudiera ver lo que habíamos preparado. En fin, un caos (sobre todo de cables), pero en nuestro caso no teníamos la opción de presentar sin soporte porque justamente el soporte era nuestro trabajo 🙂 Ahora me río pero menuda tensión que pasamos 😀

    • Juan 9 enero, 2014 en 6:01 pm #

      Normal el agobio. Como decía en el post en aquellas ocasiones en las que necesitas sí o sí las diapos o el ordenador para hacer la presentación pues lógicamente lo peor que te puede pasar es que te traicione la tecnología. De todos modos si encontrásteis un “workaround” todo bien ¡esas cosas espabilan los reflejos! 😀

Trackbacks/Pingbacks

  1. Qué hacer cuándo te quedas sin PowerPoint el día de la presentación - - Educacion enpildoras.com - 26 diciembre, 2013

    […] Continuar leyendo: Qué hacer cuándo te quedas sin PowerPoint el día de la presentación – […]

Deja un comentario