Tu miedo y tú, compañeros de batallas

En el último post hablamos del miedo a hablar en público, los nervios y el “por qué” del miedo escénico. Pero os dejé un poco con la miel en los labios, porque no hablamos de soluciones. En este segundo post vamos a tratar de dar algunas.

Aunque siempre vamos a tener nervios, si nos concentramos en reducir o eliminar lo que causa el miedo la situación será mucho más llevadera. Insisto, el objetivo no es hacer que el miedo desaparezca sino aprender a convivir con él, para acostumbrarnos a hablar aunque estemos nerviosos. Estos son los trucos que me ayudan:

  1. Haz del miedo parte de tu proceso de preparación. En todas las charlas que me preparo, sin excepción, llega un momento en que me planteo llamar al organizador y cancelar. Siempre. Me gusta llamarlo el momento “lucha o huida“. Me ayuda mucho reconocer ese momento como parte de “mi proceso” y saber que es un paso más en la preparación de la charla.
  2. No te aprendas el discurso de memoria. Al aprender el discurso de memoria añadimos la presión de acordarnos del discurso y puede llegar el temido momento de “quedarse en blanco”. Apréndete la estructura, habla de manera natural y con un tono conversacional . Esto no quiere decir que no tengas que ensayar el discurso. Si ensayas lo suficiente no te hará falta aprenderte nada de memoria.
  3. Ensaya la introducción y la conclusión hasta que lo claves. El principio del discurso es el momento de más nervios y saber que estás preparado para empezar en piloto automático te ayudará a estar menos nervioso. Por otro lado, puede que te pases de tiempo y tengas que terminar de manera rápida: Ensayar la conclusión te ayudará a poder terminar tu charla con fuerza y a dejar tu mensaje al público, para que se lo lleve a casa.
  4. Acostúmbrate a hablar en público, practica, practica y practica. De esta manera atacamos al miedo a lo desconocido de la situación.
  5. No puedo dejar de insistir: Ensaya el discurso, conoce y trabaja tu material. Cuanto mejor conozcas tu material menos posibilidades tendrás de quedarte en blanco o de que tu contenido no esté a la altura.
  6. Familiarízate con el lugar en el que vas a hablar y ponte en el lugar de la audiencia, literalmente. Si puedes hacer un último ensayo en la sala, antes de la charla definitiva, hazlo. También ayuda si hay gente a la que ya conoces entre la audiencia. Si no es el caso, puedes hablar con las personas de las primeras filas antes del discurso.
  7. Prepárate para eventualidades: llega pronto, ten un plan B para temas técnicos, prueba micros, y prepara el apoyo visual. Personalmente, no hay nada que me ponga más nervioso que tener que solucionar problemas técnicos 5 minutos antes de empezar una charla.
  8. Si es una de tus primeras charlas, ¡simplifica!. Si puedes hacer una charla sin apoyo visual y que dure solamente 10 minutos, hazlo. Cuanto más sencillo se a tu discurso, menos posibilidades tienes de que algo vaya mal. Ensaya tu discurso pensando en como simplificar.
  9. Libera la tensión haciendo ejercicio. Unas horas antes de la charla haz algo de ejercicio para liberar la tensión y los nervios de tu cuerpo.

En conclusión

El miedo escénico y los nervios al hablar en público son naturales. No es posible dejar de tener miedo, pero si es posible subirse al escenario, “a pesar de” tener miedo, o incluso precisamente “por” tener miedo. El truco fundamental es acostumbrarse a hablar en público, a la situación y al proceso. Y esto se consigue trabajando tu material y practicando.

Estos consejos son los que, en mi experiencia, funcionan mejor. Puede que no te sirvan o que te funcionen otros, así que cuéntanos en los comentarios.

Share

Etiquetado como:

9 comentarios

  1. María 27 Septiembre, 2013 en 5:01 pm #

    Una amiga ponía una línea de smileys en el encabezado de sus hojas de preparación y otra al final de la hoja para “recordarse” que tenía que sonreir y ‘pasárselo bien’, y eso le quitaba un poco de tensión. Y oí que un profesor de universidad de otra amiga tenía un papel con una sóla palabra -“¡Disfruta!”- que ponía encima del teclado del portátil durante cada clase o conferencia.
    También puedes pedirle a un amigo que se coloque en el fondo de la sala y te de ánimos y te haga reír. Esto lo hizo una amiga en mi primera presentación oral en la universidad (estudié fuera de España y hablaba fatal el idioma, aí que imaginad los nervios… ¡por partida triple!) y sí aue ayuda un poco.

  2. Rosa 28 Septiembre, 2013 en 9:58 am #

    Disfruto viendo a las personas cuando se tiran a la piscina y hablan en público. Es una diversión ver cómo lo hacen los demás. Soy como esos aficionados a los deportes que se quedan en las gradas, no salen al campo, pero son extremadamente críticos y muy exigentes con los jugadores de su equipo. Mi peor enemigo, y lo que me produce más miedo, es encontrarme con personas que me observen del mismo modo que lo hago yo. Por eso huyo y practico poco. Es un bucle.

    • César 30 Septiembre, 2013 en 9:26 am #

      También puedes darle la vuelta y darles crédito por tener el valor de salir a hablar en público, a pesar de lo que puedan pensar los demás. Para hacerlo bien, primero hay que hacerlo mal, ¿no?

  3. Dianne 30 Septiembre, 2013 en 3:41 pm #

    Pequeñas cosas prácticas que puedes hacer justo antes de subir:
    – beber algo: para nuestro cerebro es una señal que no hay peligro de muerte, puesto que todavía hay tiempo para beber y los niveles de adrenalina bajan
    – pensar en la persona que más quieres: genera sentimientos positivos
    – practica el “power pose”: http://on.ted.com/Cuddy

    • María 1 Octubre, 2013 en 8:19 pm #

      Esa TEDTalk es muy interesante. No sé si funcionará para situaciones de gran estrés, pero para coger energía en pequeños momentos del día sí que sirve 😉

    • César 2 Octubre, 2013 en 11:08 am #

      Gracias Dianne, probé ayer lo del agua y ¡parece que funciona!

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Miedo a hablar en público? Bienvenido al club |Muerte por PowerPoint - 8 Octubre, 2013

    […] El miedo y los nervios son naturales y hasta los mejores speakers los tienen. Aunque nunca desaparecen del todo, existen varios trucos sencillos que te van a ayudar a sentirte más cómodo. En el próximo post hablaré de algunas soluciones para aprender a subirse al escenario con el miedo…. […]

Deja un comentario